Pronto vas a poder crear tu cuenta y ser parte de Los Guachis, mientras te recomendamos esta historia al azar.

Fb. Tw. Yt.
La Fortuna
15 Jul, Wednesday
27° C

Domingueños del Este enfrentan pandemia con poca (y a veces sucia) agua

Por Hugo Alexander Pérez

Al mismo tiempo que el Ministerio de Salud insiste en lavarse las manos para hacer frente a la pandemia de COVID-19, el acueducto municipal de Santo Domingo realiza racionamientos de agua a distritos domingueños como San Miguel, Paracito y Pará. En el último, el agua llega a Calle Méndez solo por cisterna cada 2 días.

Los testimonios de vecinos de los distritos con racionamiento de agua incluyen desde apoyo a la medida y satisfacción con el abastecimiento, hasta quejas por baja presión, falta de aviso para prepararse para los recortes, e incluso lombrices y herrumbre en  el agua. Algunas de estas quejas vienen desde antes de la pandemia.

Para prevenir el COVID-19, Dewa Mavhing, una de las directoras del Observatorio de Derechos Humanos, ha insistido que un gobierno “…necesita garantizar un flujo sin interrupciones de agua limpia para todos, o enfrentar riesgos amplificados para la salud…”

Según Jorge Sancho, director del acueducto municipal “…mientras la gente tenga 4 horas de agua, le da tiempo para que recoja… Mi hogar es un ambiente controlado, no se supone que deba estarme lavando las manos cada 5 minutos”.

Los Guachis solicitamos a Sancho desde el 19 de diciembre los estudios de potabilidad del acueducto, pero 4 meses después seguimos sin recibirlos. Ya en 2011 se declaró emergencia sanitaria por un brote de gastroenteritis aguda en al menos 365 domingueños a causa de una falla de cloración en el acueducto.

La Muni adjudicó el año pasado más de 430 millones para rehabilitar un pozo en Barrio del Socorro que habría abastecido con agua a distritos afectados, pero atrasos de la administración evitaron que el proyecto iniciara antes de la época seca.

Ojo a las experiencias de sus vecinos con racionamiento de agua en media pandemia ¡y el resto de razones del director de su acueducto!


Cortan el agua sin avisar con tiempo

Según Gabriela Salas, vecina de San Miguel, el principal problema este año no ha sido que el agua no llegue, sino la baja presión con la que llega. Solo una vez hace 2 semanas experimentó que no llegó del todo.

“Ese día fue que cuando me di cuenta ya no había una gota de agua, la quitaron así de repente…”, se quejó Salas.

“Está bien que hagan regulación del agua… pero si van a hacer un trabajo… tal vez en las redes por lo menos un día antes avisar que de tal día a tal hora no van a tener agua ”, sugirió la vecina de San Miguel.

Salas reconoció que no tiene Facebook, pero que está en el grupo de Whatsapp con el síndico del distrito. “Me di cuenta que habían quitado el agua por personas del grupo… dijeron que nadie sabía (que iban a quitar el agua)”, añadió.

Los Guachis revisamos el Facebook de la Muni y su sitio web y confirmamos que no se publicó ningún aviso sobre un corte de agua en San Miguel. Se intentó consultar al respecto al director del acueducto pero no fue posible localizarlo.

Nautilio Vargas, Sindico de San Miguel afirma que “son unos sectores, no muchos a los que a veces les falta 4 o 5 horas pero despues el suministro les vuelve a llegar”

 

Agua llega, pero sucia

Según Martha Aurora Zamora, síndica suplente del distrito de Pará, los racionamientos de agua van allí de 7:30 de la mañana hasta las 5 de la tarde, pero “la Muni nos ha preparado bastante con el tema para que tomemos las previsiones ante el COVID-19, como guardar el agua que necesitemos”.

Edita Vargas, vecino de Pará, explicó que el caudal baja en la tarde-noche, pero agradece a Dios que no se ha visto afectada por ausencia total de agua. «Salir a recoger de la cisterna no hubiera sido una opción para mí en este momento”, dijo esta vecina en recuperación desde hace 3 meses de una cirugía.

Aunque a Vargas le llega agua, para ella el problema es cómo llega: con  sedimentos, manchas de herrumbre, lombrices minúsculas… que logra identificar en el agua de sus mascotas, el escurridor y el filtro de agua que tiene instalado.

“Constantemente estoy comprando agua para consumo, para cocinar y para lavarme los dientes… le tengo asco y miedo al agua que recibo del tubo… pago agua a la Muni y debo también comprar agua embotellada para consumo”, lamentó.

“Existe una planta potabilizadora computarizada de tecnología de punta… no logro comprender por qué me llega agua no apta para consumir”, sentenció la vecina de Pará.

Vargas formalmente se quejó el 9 de febrero con la Muni, pero asegura que no obtuvo respuesta. Al respecto, Jorge Sancho, jefe del acueducto municipal respondió electrónicamente a Los Guachis que a la fecha presente no se ha presentado ninguna queja como la de Vargas y que cuando estos casos se presentan, son atendidos de forma inmediata y se realizan valoraciones técnicas con el protocolo establecido en el Acueducto Municipal. 

Además a modo ejemplo mencionó que “dependiendo del sector y la forma de abastecimiento del mismo, en otras ocasiones se ha logrado determinar y en especial en época seca que el problema se ha generado en los tanques de almacenamiento de la vivienda se logra determinar que no han recibido el debido mantenimiento, o en sistemas de filtración domiciliar, en los cuales sucede lo mismo”.

Los Guachis obtuvimos copia de la queja que Vargas presentó a la Muni vía correo electrónico y constatamos que la denuncia fue registrada en la Contraloría de Servicios con el número 4,223, pero la vecina afirma que no recibió respuesta, ni se enteró que haya llegado algún funcionario a su casa.

Se intentó contactar al director del acueducto municipal 14 de abril para consultarle por qué aseguró que no había registró de una queja como la de Vargas, pero no contestó a su oficina y al día siguiente se recibió una respuesta automatizada por correo electrónico notificando que se reincorporaría a la institución hasta el 20 de abril.

Dado que nunca se le ha podido contactar en la oficina, en una ocasión anterior se le intentó contactar al celular, pero Sancho manifestó su molestia al respecto. Por esa razón no se intentó comunicarse con él por esa vía esta vez.

El 11 de abril se le hizo la consulta al síndico de Pará, Gerardo Ortega, sobre los racionamientos en el distrito, pero adujo que razones personales le llamáramos luego. El 14 de abril dijo lo mismo y a la fecha no ha respondido por la situación que atraviesan los vecinos de Pará con el agua.

 

El Lugar Donde NO llega agua 

En Calle Méndez, distrito de Paracito, no llega agua del todo salvo por la cisterna gestionada por la Muni que pasa cada 2 días a repartir entre los vecinos. Los Guachis intentamos conversar con vecinos de este sector, pero al cierre de esta edición no se logró contactar con ningun vecino. Cristian Madrigal, síndico del distrito no logró proporcionar ningún contacto tampoco.

En Paracito, la Muni aplica racionamientos paulatinos que van y vienen entre la zona alta y la zona baja del distrito. El síndico Madrigal asegura que “toda la vida ha existido faltante de agua”. 

“De un año para atrás más o menos han avisado de los racionamientos”, reconoció Madrigal.

“Como la gente está acostumbrada a tener tanques y recoger en baldes, la gente se prepara y no habido tanta queja porque ya estamos mal acostumbrados a que nos falte el agua”, lamentó el síndico de Paracito.

“Aquí hay una vecina que se llama Annia y ella siempre se ha quejado que  en 50 años de vivir acá siempre ha sido la misma historia. En invierno antes llegaba el agua como un chocolate, pero ahora con la planta potabilizadora en operación no hay agua o llega blanca”, compartió Madrigal, quien asegura que al abrir el tubo a las 4:30 AM huele a cloro.

El agua de Paracito es abastecida una parte por la municipalidad y la otra por el AyA.

 

Director del Acueducto: «Sí hay agua, una cosa es la presión y otra que no llegue nada»

“Ahorita la gente se nos queja ‘mirá no tengo agua’… entonces se manda inspectores que me dicen  ‘no don Jorge, hay un chorrito’. Yo le devuelvo la llamada y le digo, ‘disculpe, pero sí tiene agua, una cosa es la presión del chorro y otra que no llegue nada’”, sentenció Jorge Sancho, director del acueducto municipal de Santo Domingo.

Sancho explicó que la falta de agua es un problema a nivel nacional y que distritos como Pará, Paracito, y San Miguel – y en menor medida Tures- lo sufren porque son abastecidos por fuentes de captación superficial como ríos que en época seca se reducen. “Tenemos una capacidad de recibir 110 litros por segundo que llegan a la planta potabilizadora, hoy estamos recibiendo 16 litros”, explicó.

Según el director del acueducto municipal, los racionamientos se hacen con horario controlado limitando en agua en algunas partes para que pueda distribuirse a otros. 

“Mientras la gente tenga 4 horas de agua, le da tiempo para que recoja y que tome previsiones”, aseguró el director del acueducto.

“Al sector de Calle Méndez no llega agua en estos momentos no por racionamiento, sino por ser el punto más alto del cantón. Debemos emplear camiones cisterna día por medio porque el agua no sube a presión”, agregó Sancho.

Cuando Los Guachis le preguntamos sobre la relación entre interrupciones al acceso al agua y riesgos para la salud en media pandemia de COVID-19, Sancho dijo que el Ministro de Salud no ha sido lo suficientemente claro en diferenciar un ambiente controlado de uno expuesto. 

“Si usted sale de su casa y viene a mi oficina, es un ambiente expuesto. Cuando yo voy a ingresar a mi casa… aparto la ropa en una bolsa, me desinfecto, cumplo con las medidas de higiene…”, explicó el ingeniero. “Mi hogar es un ambiente controlado, no se supone que deba estarse lavando las manos cada 5 minutos”.

Sancho considera que no se está cumpliendo con las reglas de distanciamiento social y que eso implica romper el ambiente controlado del hogar.  Según la UCR, en los 2 últimos años Santo Domingo pasó de ser de los mejores a los peores cantones en crecimiento de empleo formal. La informalidad propicia que las personas tengan que seguir trabajando fuera del hogar durante la pandemia.

Lorena González, de Santa Rosa, afirma que nunca le falta el agua, pero que se está desperdiciando cuando más bien se debería cuidar en media pandemia. “Aquí mis vecinos lavan carros y riegan la acera como no hay medidor“, dijo la vecina.

González agregó que ha mandado fotos a la Muni pero que no han hecho nada. Santo Domingo lanzó en marzo la campaña ´Yo apoyo el uso racional del agua Santo Domingo 2019´. 

Para hacer este servicio sostenible, apóyenos adquiriendo su membresía en nuestro sitio web o solicitándola a pagos@ladobletraccion.com Únase a nuestro grupo en WhatsApp sin costo alguno haciendo click aquí

Post a Comment

You don't have permission to register